InicioEdición 2017Noticias FICPREMIADOS / WINNERS FICTORRELAVEGA 2017
Miércoles, 07 Junio 2017 01:25

FICT 2017: resumen

 

CartelEscenario

La XVIII edición del Festival Internacional de Cortometrajes de Torrelavega (FICT) fue clausurada el pasado 3 de junio con una gala de entrega de premios en la que brillaron con luz propia tanto los responsables de los títulos ganadores, como los artistas invitados y el homenajeado de este año, Emilio Gutiérrez Caba, quien recibió el Premio Demetrio Pisondera por toda una vida dedicada al cine. 

Desde el inicio hasta su cierre, el FICT 2017 ha hecho vivir a los torrelaveguense dos intensas semanas de actividad cinematográfica, gracias a las proyecciones de cortometrajes a competición y largometrajes en homenaje a Emilio Gutiérrez Caba, muestra de films en secciones no competitivas y actividades paralelas. 

El pistoletazo de salida se dio el sábado 20 de mayo, con la exhibición del estupendo documental “Cantábrico. Los dominios del oso pardo”, una sesión en la que el público practicamente abarrotó el Teatro Concha Espina. Ese mismo fin de semana se proyectaron cortometrajes fuera de competición en versión original en la sesión Babel, y la primera de las películas en honor a Gutiérrez Caba, “La caza”, dirigida por Carlos Saura. 

La semana del 22 comenzó con fuerza gracias a la sesión dedicada a las películas presentadas al Premio Dobra para realizadores cántabros, las jornadas de cine en educación y valores de la Fundación Lumiere para los niños y las interesantes conferencias impartidas por el historiador Gabriel Porras y el músico y profesor de conservatorio Manuel Ballesteros, quienes centraron sus magistrales charlas en la figura del actor torrelaveguense Julio Nuñez y en la historia de la música en el cine, respectivamente. 

En esta pasada edición, también se desarrolló la habitual jornada dedicada al cine medioambiental y, por primera vez, se realizaron muestras temáticas de cine de terror y erótico.

El viernes 26 de mayo empezaron las proyecciones de los 62 cortometrajes de la sección oficial. Un conglomerado de producciones seleccionadas de entre los más de 2300 trabajos recibidos, con películas de México, Alemania, España, Polonia, India, Marruecos o Brasil, entre otras, con especial presencia de Francia. 

El segundo fin de semana del FICT 2017 se llenó de cine clásico y música de calidad gracias a la proyección de una de las grandes obras del séptimo arte: “El acorazado Potemkim”. Este film mudo de 1925, dirigido por Sergei Eisenstein, pudo ser visto con el magnífico acompañamiento musical de Arsenio Martin Ensemble. 

El certamen afrontó la semana final con las proyecciones de los restantes cortos a concurso, el pase de las películas presentadas al Premio Altamira para realizadores cántabros y el largo de Álex de la Iglesia “La comunidad”, último de los títulos homenaje a Emilio Gutiérrez Caba.

Y por fin llegó el día de la esperada gala de entrega de premios. El sábado 3 de junio, a las 8 de la tarde, comenzó una ceremonia llena de emoción, con la asistencia de conocidos rostros del panorama cinematográfico y televisivo, como Ruth Díaz y Ángel de Miguel, quienes recibieron el Premio Futuras Estrellas. También se contó con la presencia de los populares Tony Isbert, Antonio Valero y Xavier Elorriaga. Este último visitó Torrelavega junto a los actores Ana Bercianos e Iñaki Guevara en calidad de integrantes del jurado de los premios de interpretación Julio Núñez, galardones que en la presente edición recayeron en manos de Pepa Aniorte y Luis Bermejo por “Los pestiños de mamá” y “Parque”, respectivamente. Los reconocidos intérpretes no pudieron asistir a la ceremonia pero sí hicieron llegar su agradecimiento y cariño a través de unos mensajes en video que fueron proyectados. 

Por su parte, en la sala se encontraban numerosos realizadores, productores y actores cuyas obras formaban parte de los apartados a concurso, y que vivieron la gala con intensidad mientras iban revelándose los nombres de los afortunados ganadores. El primer premio que se entregó fue el Dobra al mejor corto de ficción de realizador cántabro, que fue para Juanjo Haro por “30 minutos con Laura”. El siguiente fue el Premio Altamira al mejor corto documental sobre tradiciones, cultura o historia de Cantabria y dirigido por un cántabro, el cual fue para Antonio Campuzano por “Jesús Cancio, músico total”. El Premio del Público Diario Montañés se lo llevó “Ainhoa” de Iván Sainz-Pardo. “50 rupias”, de Roberto Esteve, se alzó con el premio al mejor documental. El mejor cortometraje de comedia fue para “17 años juntos”, realizado por Javier Fesser, y el galardón a la mejor animación se fue hasta Estonia con “Tik tak”, de Ülo Pikkov. 

En la última parte de la ceremonia se entregaron los premios a los mejores cortometrajes, los cuales se repartieron entre tres países. El español “Aihnoa” hizo doblete al llevarse también el tercer puesto. El corto marroquí “Tikchbila Tiwliwla”, un drama dirigido por Youssef Laalioui, consiguió el segundo premio. Y la Vaca Dorada, primer premio del FICT, fue para la estupenda producción francesa “Le monde du petit monde”, realizada por Fabrice Bracq. 

Asimismo, mencionar que el Ayuntamiento de Torrelavega también fue galardonado en este Festival, con el premio a la colaboración, para hacerlo extensivo a los torrelaveguenses en agradecimiento por su asistencia año tras año al certamen.

El broche de oro fue la entrega del Premio Demetrio Pisondera a Emilio Gutiérrez Caba, un galardón en reconocimiento a su intensa y gran labor interpretativa en el cine, un talento demostrado a lo largo de sus más de cincuenta años de carrera. 

Un emocionado Emilio recibió la estatuilla de manos del Alcalde la ciudad, José Manuel Cruz Viadero, de la Presidenta del Parlamento de Cantabria, Dolores Gorostiaga, y de la Vicepresidenta del Gobierno de Cantabria, Eva Díaz Tezanos. 

La celebración se clausuró con la ya tradicional foto de familia, con todos los premiados e invitados sobre el escenario, y la proyección del mejor cortometraje del certamen. 

 

El Festival Internacional de Cortometrajes de Torrelavega 2017 finalizó dejando un gran sabor de boca mientras alcanzaba su mayoría de edad, con un público fiel y participativo que diariamente acudió a disfrutar de unas sesiones colmadas de entretenimiento; jornadas con las que el Teatro Concha Espina retornó por unos días a su antiguo y mágico espíritu de sala de cine, y cuyo proyector esperamos vuelva a ponerse en marcha para la edición del 2018.

 

 

 

 

 

         

zarpa.net

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Para saber más del uso de las cookies Política de privacidad.

Acepto el uso cookies en esta web.